Cordoba B 0 - 1 FC Cartagena

El FC Cartagena conseguía el triunfo por la mínima ante el Córdoba B, gracias al tanto de Rubén Cruz en el minuto 27 y recupera el liderato perdido momentáneamente tras la victoria del Marbella ante el Jumilla. El equipo albinegro se lo tuvo que currar para ganar a un Córdoba B que, si bien demostró ser un rival muy inferior a los albinegros, el hecho de que el marcador anduviese tan justo en los instantes finales le alentó para no dejar de intentarlo y poner en algún apuro a los albinegros.
El bloque cartagenerista fue mejor, sobre todo en una segunda parte repleta de dominio y ocasiones que no fructificaron, de ahí el sufrimiento final para mantener ese escuálido 0-1.
El equipo albinegro quería tener el balón,pero se encontró a un Córdoba B que se encerraba bien atrás. Ya encontró serias dificultades el bloque cartagenerista en el anterior encuentro, ante el Mérida, que practicó un fútbol similar. Abrir el campo y mover el balón rápido era la consigna, aunque una cosa es verlo y otra ponerlo en práctica. El preparador insistía en que Owusu se ofreciera y tuviera protagonismo en la banda izquierda y es cierto que el albinegro lo hizo en varias fases del choque. Su habilidad es notable y es capaz de desembarazarse de cualquier oponente, pero estos ataques seguían resultando baldíos ante la falta de profundidad que ofrecía el Cartagena.
El Córdoba B, en un primer momento, parecía estar a verlas venir y buscar a sus hombres fuertes -Quiles y Moyano- para aprovechar su velocidad y su habilidad. Los de José María García preferían esperar a ver qué pasaba e ir ganando presencia en el campo del Cartagena conforme pasaran los minutos.
El bloque dirigido por Alberto Monteagudo lo intentó en el minuto 9 con un disparo de Hugo Rodríguez que el meta local, Marcos Lavín, despejó como pudo, aunque el colegiado decretó fuera de juego por posición antirreglamentaria de Rubén Cruz en ese lanzamiento desde fuera del área.
Un minuto más tarde llegó la ocasión más clara para los locales. Una bonita combinación desde la derecha provocó que el balón le llegara a Quiles y su centro lo remataba solo el delantero centro blanquiverde, Chuma, quien, incomprensiblemente mandaba el esférico demasiado cruzado con toda la portería para él solo.
El susto era notable para un Cartagena que no esperaba esa concesión defensiva tan peligrosa cuando apenas el rival había pisado su campo.
Los locales entraron en la pelea por el control del balón y fue cuando el partido perdió parte de ese fútbol de dominio que se esperaba del Cartagena. Las acciones se sucedían de forma atropellada en uno y otro lado del campo. Malas decisiones en los pases o precipitación en las acciones suponían que los que hasta esta jornada eran líderes perdieran su personalidad ante un rival de la cola de la clasificación. Chavero andaba demasiado perdido en medio campo y su fútbol no daba forma a las acciones de ataque albinegras mientras que Cristo Martín no encontraba nunca la mejor opción de pase hasta que llegó el gol de Rubén Cruz.
Fue en una contra en el minuto 27 de partido cuando el exfutbolista del Mérida se adelantó con el balón por el centro del campo y al llegar cerca del área, cedía el mismo a Chavero. El centrocampista centró raso al área y Rubén Cruz, ahora sí más listo que el defensa, se adelantó a su oponente para, de puntera, meter el balón al fondo de las mallas. El Cartagena había conseguido en un chispazo ponerse por delante ante un correosísimo Córdoba B.
Tras el tanto, el bloque dirigido por Alberto Monteagudo trató de relajarse y jugar menos precipitado, y lo conseguía. Ya no habían urgencias y todo estaba más controlado que antes, por lo que dominó con más seguridad y aunque seguía adoleciendo de profundidad y llegada, no era tan urgente porque lo que interesaba era llevar el partido a su terreno. Tener el balón en los pies y buscar algo de velocidad ante la situación de un Córdoba B que no tenía otra que adelantar líneas para buscar el empate.
Antes del descanso Rubén Cruz tuvo en su cabeza un buen balón centrado por Jesús Álvaro, pero el atacante lo hizo mal. Mandó el esférico, a pesar de tener todo el tiempo para saltar y colocar el cuello, demasiado alto. El Cartagena defendía su gol y esperaba saber interpretar el choque en la segunda parte igual de bien que en la primera.
En la segunda parte el Cartagena saltó mucho más decidido a resolver el partido cuanto antes. Cristo tuvo la primera en los segundos nada más iniciarse el choque, aunque su remate, claro, salió fuera. Pero es que el dominio, a excepción de los minutos finales, fue absoluto de los albinegros, que gozaron de unas cuantas opciones para haber anotado y no tener que estar pidiendo la hora en los últimos instantes de partido.
El Córdoba B era un muñeco en manos del Cartagena y todo hacía indicar que tarde o temprano la fruta caería de madura. Hugo Rodríguez, en el minuto 55, lo intentó con un remate, que se le marchó alto; Zabaco la tuvo aún más clara en el minuto 56, al rematar fuera un testarazo tras saque de esquina y cuando estaba solo dentro del área.
Las ocasiones se sucedían y Marcos Lavín empezaba a erigirse el protagonista del Córdoba B. Jesús Álvaro lo intentó con un disparo que salvaba el guardameta local y Hugo Rodríguez hizo lo propio en el 66, con un chut que se iba alto.
Era incomprensible cómo los albinegros no eran capaces de dar la puntilla a un rival muy inferior, después de tenerlo en sus manos en esta segunda parte. Álvaro la tuvo de nuevo en el 75 con un disparo cruzado que salvó el portero con el pie. En la siguiente acción fue Abalo el que, a la media vuelta, lo intentó pero de nuevo Lavín salvó los muebles.
A falta de unos pocos minutos para el final el Córdoba decidía quemar sus naves e irse definitivamente hacia arriba.
Monteagudo dio entrada a Mejías para asegurar la defensa y los locales la tuvieron en el tiempo añadido con un fallo en una salida infructuosa del portero Marcos Morales. El remate del atacante lo salvó bajo palos Moisés.


El FC Cartagena, tras dos tropiezos consecutivos, volvía a ganar y se mantiene en la primera posición.
La Opinión

Anecdota

Mallorca ‘B’ 3 - Cartagena 0… y Egea de portero

Ocurría el pasado fin de semana, en un Villarreal ‘C’ vs Castellón (me sigue
 sonando antinatural hasta escribiéndolo), un hecho peculiar que recordaba
 a otro similar que tenía por protagonista al efesé, allá por comienzos de
 los años 90s. En el citado ¿derbi? castellonense los albinegros veían 
como su portero debía abandonar el terreno de juego y, al estar sin cambios
 disponibles, obligaba a un jugador de campo a colocarse bajo palos hasta 
la finalización del encuentro.

Con otro equipo de rayas blancas y negras, y también visitando un filial,
 algo parecido sucedió en 1990. Concretamente, el 30 de diciembre.
 Como se puede adivinar por el título, los contrincantes eran el Mallorca ‘B’
 (realmente denominado Atlético) y el Cartagena, en disputa de la Jornada
 18 del campeonato 1990/91 de 2ªB Grupo IV, que correspondía a la zona
 levantina. Dicha temporada los albinegros estaban dirigidos por Parreño,
 que continuaba de la temporada anterior, que había sido de transición,
 y ahora con Belda en la presidencia lo que tocaba era regresar cuanto antes
 a Segunda División. Sin embargo, el equipo realizaría un mal comienzo en liga,
 aunque luego se recuperó hasta situarse a 3 puntos del play-off (cuando las
 victorias aún valían 2 puntos), quedando así la continuidad del entrenador
 en entredicho desde el mes de octubre.

Llegado el susodicho día, justo antes de Nochevieja, el efesé debía jugar frente
 al filial bermellón, en el que militaba un entonces desconocido “Chichi” Soler
(jugador con más partidos en la historia del RCD Mallorca) y que peleaba
 por no descender a Tercera. A las 11:30 horas comenzaba el encuentro en
 el campo Miguel Nadal, estrenando césped artificial, y el colegiado del mismo
 sería el catalán Uzcudun Gómez, pieza relevante en este recuerdo.
 Aparentemente, el Cartagena se aclimataba de forma aceptable a un tipo de 
terreno de juego que en aquellos años no estaba muy extendido, pero, pese a todo,
 los baleares se adelantarían mediado el primer tiempo. Después, el trencilla
 pudo conceder penalti sobre el albinegro Boria, que posiblemente habría 
cambiado el rumbo del partido, y sin más se llegaba al descanso.
Ya en la segunda mitad se abriría la barra libre. Palomeque era expulsado por
 segunda amarilla, subía el 2-0 al marcador y Paco Sánchez veía la roja directa. 
Por ese orden. En
el minuto ’65 el partido quedaba resuelto y con el técnico albinegro sin margen
 de maniobra, puesto que había empleado los únicos dos cambios disponibles
 en esos años. Y como todo es susceptible de ello, la situación empeoraría en
 la recta final del encuentro. Cortés también era expulsado y, por último, se iría 
a la calle el guardameta Raudona, a falta de cinco minutos para la conclusión.
 Sobre el césped sintético únicamente quedaron los 
albinegros AlfonsoQuecoEgeaMárquezCorderoNaixes y Juli,
 y uno debía ponerse entre los tres palos hasta el final.

El que acabaría asumiendo tal responsabilidad fue el hijo del mítico Pepe Egea,
 José Ramón, que aún tendría tiempo de recibir un gol rival, cerrándose con
 él el definitivo 3-0. Al igual que le ocurriera al jugador del Castellón que
 mencionábamos inicialmente, por cierto, ya que el Villarreal ‘C’ empataba el
 encuentro en el tiempo de descuento, tras haber sido retirado el portero albinegro
 por la patada de kárate que todos vimos en los informativos deportivos el lunes.

Volviendo al efesé, el técnico Parreño presentaba su dimisión irrevocable
 tras aquel descalabro en territorio balear y en previsión de que el daño pudiera
 ser mayor con el siguiente partido en casa, ante el Hércules. Finalmente, 
la visita herculana se disputaría con la dupla Joaquín Muñoz y García Murcia
 en el banquillo, lográndose un empate. Eso fue el 6 de enero, dos días 
después era presentado un tal Voltaire García, que cogía al equipo en undécima
 posición y lo clasificaba para el play-off en la última jornada, con aquel 0-3 
en el Rico Pérez que se acabó celebrando casi como un ascenso.
EfeséHistoria

Cumpleaños de la Liga Comarcal de Fútbol Base

La Liga Comarcal de Fútbol Base Cartagena cumple en esta temporada 2017-2018 su XXV aniversario, por lo que llevará a cabo una serie de actividades para celebrarlo. En esta edición participan 202 equipos, 43 clubes y cerca de 4000 participantes entre jugadores, técnicos y árbitros.
Los encargados de presentar las actividades que se desarrollarán a lo largo de esta temporada han sido la concejala de Deportes, Obdulia Gómez; el presidente de la Fundación del Fútbol Club Cartagena, Isidoro García Martínez; y el representante de la delegación de Cartagena del Colegio de Árbitros de la Federación de Fútbol, Juan Alonso Marchena.
La concejala ha anticipado que el próximo domingo se aprovechará el tiempo de descanso del partido en el Estadio Municipal Cartagonova contra el Mérida para realizar una pequeña competición por categorías con los participantes en la Liga de Fútbol Base 2017/2018.
El terreno de juego se dividirá en 8 minicampos para que durante 5 minutos juegue una representación por categorías de la Liga de Fútbol Base.
Posteriormente, Gómez ha informado de que se hará una foto de grupo con las pancartas de la Liga y se proyectará en el vídeo marcado del Estadio imágenes con momentos de las pasadas Ligas.
También ha adelantado de que en abril se realizará una Jornada de salud y nutrición en el deporte en la que se repartirán melones para la degustación de los jugadores de la mano de Jimbo Fresh. Además, se llevarán a cabo charlas conferencias formativas dirigidas a entrenadores y dirigentes en colaboración con la Federación de Fútbol y Universidades, así como un programa especial con la Cadena Ser y otros medios de comunicación con rotación de entrevistas a cada club participante en el campeonato.
La edil ha indicado que la liga comarcal lleva 25 años de promoción del fútbol en edades tempranas con el fin de educar en los valores deportivos a los niños y jóvenes y detectar a los talentos deportivos que encuentran su futuro en el fútbol profesional.
Asimismo, ha añadido que se trata de un campeonato abierto a todos los niños y niñas, independientemente de su nivel futbolístico, interesado en educar en hábitos de vida saludables, sociales y deportivos y que ha servido como base a jugadores como Sergio Jiménez, Gonzalo Verdú, Héctor Yuste, Quinín, Carlos Molina, Álvaro Muñiz y Juan Antonio Ros, entre otros.
Gómez ha subrayado que esta liga es referente a nivel comarcal, ya que además de Cartagena, participan Escuelas y Clubes de Fútbol base de los municipios de los Alcázares, La Unión, San Javier, San Pedro del Pinatar, Fuente Álamo, Torre Pacheco y Murcia.
También ha hecho hincapié en la importancia nacional de la liga, ya que ha sido elogiada por muchas instituciones donde tienen cabida desde la categoría biberón hasta la cadete, con edades comprendidas entre 4 y 16 años, “donde también se promueve una categoría femenina desde temporadas atrás”.
Por su parte, el presidente de la Fundación del Fútbol Club Cartagena, Isidoro García Martínez, ha indicado que desde la fundación van a facilitar las entradas ya a todos los niños de la liga local para ver las actividades programadas para el domingo y ha agradecido al ayuntamiento su labor deportiva. Asimismo, ha indicado que OPEL cederá sus seis penaltis a representantes de la liga local.
Finalmente, el representante de la delegación de Cartagena del Colegio de Árbitros de la Federación de Fútbol, Juan Alonso Marchena ha hecho hincapié en la importancia de la liga comarcal tanto para la formación de los niños, como de los árbitros. Según ha indicado, en la actualidad hay 118 árbitros en Cartagena y 15 de ellos han terminado el curso de aspirantes, de los cuales 10 son chicos y 5 son chicas.
Gaceta Cartagonova

FC Cartagena 0 - 0 Mérida

El Cartagena sufrió un reves en casa al no ser capaz de ganar al Mérida en el encuentro disputado en el Cartagonova. El equipo albinegro fue superior al rival, pero su dominio no se reflejó tanto en las opciones para haberse puesto por delante. El conjunto extremeño propuso un ordenadisimo sistema defensivo que no se saltó ni un solo segundo, lo que originó un continuo quebradero de cabeza para los locales cuando tocaba buscar los huecos por donde meter el balón.
Los albinegros lo intentaron con más ahinco en el primer tiempo, pero fueron apagándose ante la incapacidad de ver porteria, por lo que sus últimas acciones fueron desesperados balones al área para que algún delantero cazara una y la mandase para adentro. No fue así, lo que supone que a pesar de conservar el liderato por el empate del Marbella, los albinegros aprietan aún más si cabe la clasificación con este único punto salvado, y Extremadura y Real Murcia andan a la caza de los primeros.
Si algo dejo claro el Mérida casi desde el pitido inicial es que su objetivo debia ser impedir que el encuentro tuviera continuidad. Iba a dejar el balón al conjunto albinegro, pero tratando siempre de que no se convirtiera en un monólogo del bloque cartagenero. Eso supuso que cada acción a balón parado se convirtiera en una odisea a la hora de jugar el esférico. Faltas, seques desde la linea de fondo o interrupciones por cualquier dolencia de uno u otro jugador visitante irritaban cada vez más a los aficionados locales, que veían claramente en la actitud del Mérida la intención de acortar el tiempo de juego lo máximo posible.
El equipo emeritense no ofreció ni un minimo atisbo de vocación ofensiva. Sus ataques, escasos, apenas tenían duración y peligro, porque andaban más preocupados en defender bien que en buscarle las cosquillas a los locales.
El Cartagena lo intentó por las dos bandas, aunque Owusu no estuvo tan activo como en otras ocasiones y los centros de Ramirez desde la derecha no andaban demasiado finos. El que si estaba en todos lados era Cristo Martín, que ofreció un recital en la primera parte de colocación, verticalidad, movilidad del esférico y personalidad. Cuajó una de sus mejores intervenciones, aunque lo cierto es que el resto del equipo no acabó de acompañarlo.
No obstante, los de Monteagudo lo intentaron con más o menos acierto y es verdad que tuvieron sus ocasiones, no claras, eso sí, pero llegaron a la meta defendida por Felipe Ramos. El primero que lo intentó fue Jesús Álvaro co nun disparo al borde del área pequeña que interrumpió un defensor tras un buen pase de Rubén Cruz. En el minuto 13 era el propio Rubén Cruz quien probó co nun chut desde fuera del área a media vuelta que se marchó algo desviado. Em el minuto 20 una gran acción entre Cristo y Álvaro la culminaba el segundo con un disparo algo forzado que detuvo Ramos.
Dos acciones más mencionbles antes del descanso. Primero Hugo Rodríguez desde el lateral izquierdo saca un córner que estuvo a punto de convertirse en gol olímpico, pero el meta, muy atento, sacó con los dedos a línea de fondo. En el minuto 38 era Zabaco el que peinaba una falta botada desde la derecha y de nuevo Ramos con la manopla, mandada a córner.
El Cartagena dominaba sin excesivas dificultades, pero se encontraba con un Mérida bien posicionado atrás, que dejaba pocos espacios y limitaba los pases verticales de Cordero o Chavero por el interior.
Pero el problema se hizo aún más grave en la segunda parte en la que el Mérida juntó un poco más sus líneas, metió más hombres atrás con los cambios. El equipo de Monteagudo convertía el juego en un frontón, con golpeo continuado de la pelota pero sin hacer demasisado daño a la defensa emeritense.
Lo intentó Chavero desde la frontal con un chut que se marchó desviado y Rubén Cruz con un balón llovido y casi fuerza que trató de colocar en la escuadra.
El conjunto de Lorenzo Morón no queria dejar desguarnecida nunca su portería,por lo que los ataques eran bastante escasos. En el minuto 50, en una contra motivada por una falta de entendimiento de Jesús Álvaro y Cordero para controlar el balón, éste le llega a Kiu y el coreano le cedía a Germán que encaró algo escorado y con un disparo muy cruzado dewbarató la oportunidad de gol del equipo visitante. Habia sido la única, pero una oportunidad clara para haber dado el susto a los locales.
Luego llegó un remate de cabeza de Cristo Marín en el minuto 64 de partido, la segundaacción a balón parado que fue capaz de rematar un jugador albinegro a pesar de la enorme cantidad de aciones en las que el esférico era centrado al área por una y otra banda. El centrocampista mandó el balón ajustado y a Ramos se le escurrió, pero para suerte suya se marchó a línea de fondo.
Todavia tuvo tiempo el Mérida de poner en aprietos a Marcos en el minuto 74 con un disparo cruzado de Villa que, si bien no fue una acción clara de gol, sí que puso en sobreaviso a los locales porque a un cuarto de hora para el final todo se veía de otro color.
Monteagudo propuso a dos puntas con la entrada de Aketxe durante un tramo de la segunda parte, aunque posteriormente quitó a Rubén Cruz para que Moussa tuviera su oportunidad. Pero parecia tener el ataque ayer el día gafado. Owusu fue sustituido por su nula aportación ofensiva, mientras que Hugo Rodríguez no conseguia llegar bien al partido tras lalesión, y Rubén Cruz había perdido el olfato goleador del último encuentro en casa.
Abalo sorprendía a todos con un centro chut que a punto estuvo de colarse en la portería delMérida aunque su portero, muy atento, lo evitó enel minuto82 del encuentro.
El Cartagena dominó y fue el único equipo que propuso algo de fútbol y de acasiones eneste encuentro, pero tal y como sucedia hace una semana ante el Villanovense no estuvo fino en ataque y alfinal su falta de acierto le volvia a pasar factura.
El conjunto cartagenerista sigue lider con un punto de ventaja respecto al Marbella, aunque los triunfos del Extremadura y del Real Murcia hacen que los cuatro primeros clasificados estén en cinco puntos de diferencia y que el Melilla, que es quinto, se encuentre a siete de la cabeza de la tabla.
La Opinión

Cumpleaños del Cartagonova

Treinta años de Cartagonova

El 23 de noviembre de 1986 unas dos mil personas se congregaron al otro lado de la Rambla de Benipila. ¿El motivo? Querían vivir in situ la colocación de la primera piedra de una edificación que hoy en día sigue siendo centro neurálgico para una gran parte de la sociedad cartagenera. Aquel día, aparte de los habituales curiosos, también estuvo presente una comitiva en la que se incluían los presidentes de la RFEF y de la Comunidad Autónoma. Dieciocho personas sosteniendo una pala buscando ser protagonistas de una imagen, la que suponía el nacimiento físico del Estadio Cartagonova. Fue un domingo a mediodía y por la tarde había fútbol de Segunda División en El Almarjal, con la atractiva visita del Rayo Vallecano del exmadridista Cunningham. La eterna promesa de dotar a Cartagena de un recinto acorde a su categoría y potencial futbolístico estaba cerca de ser realidad.

Las obras del nuevo estadio debían culminarse durante el año 1987, ya que iba a ser cuando se iniciasen las de la construcción del ahora Carrefour, previo derribo del campo viejo, evidentemente. Sin embargo, como bien establecen los cánones, la fecha de finalización anunciada se demoraría, obligando al fútbol cartagenero a despedir la que había sido su casa desde 1925 para pasar a disputar sus partidos en el exilio. Primero en La Condomina y después en Torre Pacheco. Y cuatro meses acabaría durando el destierro hasta que, por fin, llegaba el mes de febrero de 1988. Concretamente, el día 7 de dicho mes.

Con media España pendiente del funeral de Carmen Polo, viuda de Franco fallecida el día 6, recibía el efesé al Real Burgos de un novato Sergio Krešić. Y la ciudad de Cartagena respondió en consonancia. Cerca de 14.000 espectadores arroparon a su equipo en el regreso a casa, en el estreno de su nuevo coliseo, pero la velada no tuvo un broche de oro. El partido resultaría feo y el 0-0 final de poco servía a unos albinegros que iban penúltimos en la clasificación. La alineación para la historia fue: SebastiánVallePaco SánchezPérez DuránPedroSagarduyBrizzolaSebasLucasRequena y Paco Machín.
Como decíamos, el equipo era claro candidato a bajar y lo cierto es que jugar en el Cartagonova casi que se convirtió en una maldición. No se marcó, ni se ganó, hasta el cuarto intento, ante el Recreativo gracias a un tanto de Paco Machín, y después pasarían
otros seis partidos como locales para ver vencer por segunda vez a los de Uribarri. Aunque ya con el descenso certificado matemáticamente. Escasamente tres meses de vida y el Estadio había sufrido su primer revés.

Desde aquella fecha, que hoy cumple treinta años, el Cartagonova ha sido testigo de cada una de las agridulces experiencias del fútbol de nuestra ciudad, desde los meramente deportivos hasta las desapariciones. En total, si contamos temporadas completas, el Municipal ha acompañado al balompié local las mismas veces por encima de 2ªB (2009-2012) que por debajo (1995-1998). El resto ha sido categoría de bronce, con hasta siete promociones a Segunda División fallidas. Y únicamente una con premio.

En el plano de partidos internacionales el Cartagonova también ha tenido citas inolvidables. Como el encuentro entre la Selección de Cartagena y la de Islas Feroe en 2007 o la visita de la Selección Absoluta en el año 2000, significando el debut del cartagenero Juanmi y la instalación de asientos en el anillo superior. La rojita, por su parte, también ha venido varias veces y la primera tenía lugar en enero de 1989. La segunda, con fecha de febrero de 1997, se empleó como inauguración oficial del Estadio. Sí, en 1997. No obstante, por entonces, aún había quien denominaba al campo “Nuevo Estadio Cartagonova” como así atestiguan la retransmisión de Canal Sur la noche del cordobazo o el mítico juego de ordenador PCFútbol. En algún momento de los 2000s dejó de ser nuevo.

También son dignas de mención las múltiples visitas que realizaba el Real Madrid a finales de los 90s, en aquellos trofeos Bahía de Cartagena, y otros amistosos del Barça, Atlético, súper Dépor o Manchester City que acogió. Lo que irremediablemente me empuja a recordar los enfrentamientos del Cartago contra el Croacia de Zagreb en el que jugaba Robert Prosinečki, en 1998, o la despedida del legendario Sagarduy en 1999 frente al Bayern de Munich. O las cinco eliminatorias de Copa del Rey ante equipos de Primera División.

Tres décadas de Estadio, contemplando cómo se puede malgastar dinero en iluminación o megafonía, y que apenas se aprecie mejoría, y observando camisetas con dorsales rojos indistinguibles a más de veinte metros de distancia. O digiriendo la merma de su aforo, de unos posibles 20.000 asistentes a casi 15.000, y que no por ello se haya tenido que colgar el cartel de “no hay billetes” más de un par de veces. Treinta años, el mismo tiempo que retrocedía Marty McFly en el DeLorean para conocer a sus padres adolescentes, todo un mundo.
EfeseHistoria

Acto de reconocimiento

en los prolegómenos del partido entre y Meizhou Meixian Techand FC , brindaremos un pequeño homenaje a Juan Ignacio Martínez por su labor al frente del

FPFCCT

Villanovense 1 - 0 FC Cartagena

Los albinegros, muy superiores en la segunda parte, no saben concretar sus múltiples oportunidades
Pocos podían esperar que el FC Cartagena tropezase en Villanueva de la Serena, pero lo hizo y además encajando un gol en el minuto 95, a unos segundos del final del encuentro y tras un error en la única ocasión del equipo local en la segunda parte.
El bloque albinegro tropieza por segunda semana consecutiva a domicilio, aunque en esta ocasión el bloque entrenado por Alberto Monteagudo fue superior al oponente, sobre todo en la segunda parte, en la que las claras ocasiones de Rubén Cruz, Owusu o Chavero pusieron muy cerca la victoria albinegra.
Sin embargo, el conjunto cartagenerista no dio con la tecla y se quedó con cara de tonto ante un rival que llegaba sumido en una profunda crisis de juego y resultados.
El Cartagena cambió el chip tras una primera parte demasiado espesa, sin la verticalidad necesaria para inquietar al meta local, y tras el descanso buscó la victoria de forma decidida. Empujó al Villanovense hasta arrinconarlo en su campo y movió con mucha más fluidez y peligro el esférico.
Sin embargo, todas las claras opciones que tuvo no sirvieron de nada, más aún cuando Jacobo, cuando restaban 30 segundos para el final, mandaba al fondo de las mallas un centro lateral en el que Marcos no supo atajar el esférico. El portero no midió bien su salida y el atacante se adelantó.
La victoria de la semana anterior provocó que el entrenador repitiera el equipo que derrotó al UCAM Murcia con la salvedad de Dani Abalo, que saltó al once de inicio por Hugo Rodríguez, que está lesionado. El equipo albinegro trató de hacerse con el balón desde el principio ante un rival algo agazapado atrás, a la espera de ser dominado por el líder de la categoría y quizá esperando su oportunidad en una contra mientras se preocupaba más de cerrar filas alrededor de su portero.
Así, los albinegros fueron los que mandaron en gran parte del primer tiempo, pero si bien llevaban el control, no tenían la capacidad de acercarse con peligro o generar ocasiones claras para ponerse por delante.
El primero en intentarlo fue el delantero Rubén Cruz que no alcanzó por muy poco un preciso centro desde la derecha de Óscar Ramírez. Eso ocurrió a punto de alcanzar el primer cuarto de hora.
El bloque local lo intentó, por su parte, diez minutos más tarde con una clara ocasión. Fue el atacante Javi Sánchez quien con un remate de cabeza hizo intervenir a Marcos, que evitó el gol mandando el esférico a línea de fondo.
Lo cierto es que el fútbol brillaba por su ausencia en el Romero Cuerda, un campo que si bien se adapta por dimensión a lo que el Cartagena le gusta, que es abrir y buscar los huecos, lo cierto es que el estado del césped era malo y no ayudaba para mover el balón con rapidez y acierto.
A falta de siete minutos para el descanso el equipo cartagenerista tuvo su mejor oportunidad para anotar. Fue un zapatazo de Óscar Ramírez desde la derecha que llevaba camino de la portería y el portero tocaba lo justo para que el esférico se marchara al larguero e impidiese que entrara el tanto.
El bloque albinegro no era capaz de desarbolar al oponente que, recordemos, es el equipo que menos capacidad anotadora tiene en la categoría y además llegaba al encuentro con cuatro jornadas sin haber hecho ni un solo gol.
En la segunda parte el FC Cartagena salió decididamente al ataque y en los primeros minutos tuvo hasta tres ocasiones claras para hacer gol, con Owusu y Rubén Cruz como protagonistas.
En el 46 era el ghanés quien lo intentó con un remate que se marchaba fuera tras un buen pase de Abalo desde el lateral.
Un minuto más tarde el protagonista era Rubén Cruz, que tuvo un claro mano a mano con Leandro pero no definió bien y el esférico acabó impactando en el cuerpo del portero local. Segundos más tarde era turno de nuevo para Owusu que recibió un balón solo ante el cancerbero pero disparó flojo y mal, sin problemas para que el meta detuviera sin dificultad.
Ahí no quedó la cosa porque el entrenador decidió echar toda la carne en el asador y puso sobre el terreno de juego a Moussa Camara en sustitución de Abalo, para tratar de anotar alguna de las que debían llegar.
En el minuto 64 Chavero recogía un balón rechazado en la frontal del área y mandaba con intención buscando el ángulo y el hueco, pero su chut se marchó fuera por muy poco en otra clara opción para marcar. Dos minutos más tarde era Rubén Cruz quien lo intentaba con un derechazo a media vuelta que se iba fuera.
El FC Cartagena quería los tres puntos, pero tras los seis minutos de prolongación lo que tocaba era aguantar el resultado. No fue así porque en el 95 un centro desde la banda era rematado por Jacobo, que conseguía darle los tres puntos al Villanovense en un partido que acabó de la forma más cruel para el Cartagena.


Con este resultado el equipo albinegro sigue líder, pero con un punto de ventaja sobre el Marbella ya que los malagueños lograban golear por 3-0 al Granada B en esta jornada.
La Opinión